Artistas

Reconocido como artista, como defensor del medio ambiente y como hombre de bien, las autoridades municipales expresan a su familia, el profundo dolor por la pérdida.

Daniel Zelaya había nacido en Buenos Aires en 1938.

Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano”, entre 1955 y 1958.

Residió en París entre 1967 y 1968 como becario del Gobierno Francés.

Junto con Sergio Camporeale, Delia Cugat y Pablo Obelar, integró el Grupo Grabas (Gráficos de Buenos Aires), realizando juntos una intensa labor en obra seriada a través de numerosas exposiciones y viajes por América y Europa. Su actuación en el Grupo Grabas se extendió desde su formación en 1971 hasta que se disolvió en 1977.

En 1975 es invitado por el Senado de Berlín Occidental para trabajar en un atelier de Kunstlerhaus Bethanien.

En 1977/78 colabora con un proyecto de remodelación de la Universidad Técnica de Berlín, junto con arquitectos, estudiantes de arquitectura y artistas (programa de arte aplicado a la arquitectura).

Paralelamente, realiza afiches de programas culturales para Kunstlerhaus Bethanien en Berlín y para el Theater am Turf en Frnkfurt.

En 1982 y, dentro del marco del festival Horizonte´82, también en Berlín, realiza una estenografía para ambientación de tango y coparticipa además en la creación y redacción del libro “Tango”, Melancholie der Vorstadt, editado en la misma ciudad.

En 1983 regresa a Argentina. En lugar de quedarse en Buenos Aires, centro del mercado cultural, eligió la vida junto a la naturaleza. Así con su familia se radica en Colón. Primero se establece junto al parque Quirós y luego en una chacra del ejido. En los últimos tiempos, se había trasladado nuevamente a la zona urbana de Colón, pero cerca del río para tener siempre cerca la naturaleza que tanto defendió.

Desde su radicación en Colón formó parte de distintas organizaciones ambientales, incluso en aquellas primeras décadas de su residencia colonense cuando la ecología todavía no era un tema instalado en la conciencia colectiva.

Desde Colón siguió creando y sus trabajos llegaron a diversos puntos del planeta.

En 1989 dictó en el Museo de Arte Moderno La Tertulia de Cali, Colombia, un curso sobre técnica de pintura al temple y otro sobre técnica del grabado.

En 1996 es invitado por The Tamarind Institute de Alburquerque, New Mexico (USA) para realizar una litografía que integra una edición de homenaje a Pablo Neruda.

En el 2000, fue invitado de honor en el 77° Salón Anual de Artes plásticas de Santa fe y en la Primera Bienal Argentina de Gráfica latinoamericana, de Buenos Aires.

A lo largo de su larga y destacada trayectoria, realizó exposiciones en distintas ciudades argentinas, además de Río de Janeiro, Santiago desde Chile, Caracas, Bogotá, Medellín, Cali (Colombia), Barcelona, Caracas, México, Bruselas, Milán, París, Berlín (Alemania), entre otras lugares.

Obtuvo destacados premios no solo en Argentina, sino también en Chile, Suiza, Canadá, Francia, y Alemania.

Sus obras forman parte de las colecciones de museos de Buenos Aires, Nueva York, Caracas, Bogotá, Santiago de Chile, Río de Janeiro, Alemania, como también de colecciones privadas de América y Europa.

En nuestra región hubo muy pocas exposiciones de sus obras pero con humildad se brindó por entero a quienes llegaron a él buscando amistad, conocimientos sobre las artes o el acompañamiento en las luchas ambientales.

Como artista plástico manejaba medios tan diversos como el óleo, el acrílico, la acuarela y la caseína.

En su obra aparecen infinidad de motivos, reiterándose algunos elementos que lo caracterizaron. Los listones con bandas rojas y blancas como las usadas en seguridad vial, eran un elemento presente en gran parte de sus pinturas y se convirtieron casi en un sello de sus trabajos. Los pájaros o tan solo las alas que los representan también fueron un motivo reiterado. Del mismo modo en muchas de sus obras aparecen juguetes. Estos últimos elementos proyectaban de algún modo su peculiar colección de juguetes de hojalata, los cuales estuvieron expuestos hasta hace algunas semanas en la Casa del Patrimonio Histórico de Colón.